ACAMINAR TRAVEL ESTIU
          
            VIATGES INDEPENDENTS I TREKKINGS
          Si et registres podràs rebre al teu correu el butlletí de senderisme
Inici Directori Catàleg Agenda Revista Territori Enllaços Extranet
> Revista > Llistat > Article
20/09/2020 Iniciar sessió Registrar-me es català en


      TEE TRAVEL

Revista - Cròniques (Cròniques d`excursions i recomanacions d`itineraris)
La Vilueña- tuneles de la autovia-montes de Valtorres-La Vilueña
Editorernesto sebastian
Data20/05/2008
RUTA: LA VILUEÑA – TUNELES DEL BARRANCO BAJO AUTOVIA- VALTORRES – LAVILUEÑA.

Ruta circular
Distancia: 15-17 Kms aproximadamente
Tiempo: 5-6 horas dependiendo de las paradas.
La descrita se hizo el 28 de Diciembre-se nota por las fotos-
La Vilueña: Población cercana a Calatayud, 14 Kms aprox.
A 100 Kms de Zaragoza.

El día de los santos inocentes, se nos ocurrió gastarnos a nosotros mismos una inocentada, a las 8 de la mañana, a 7 grados bajo cero y con una niebla que vestía de invierno todo lo que nos rodeaba, decidimos calzarnos las botas y sin pensarlo dos veces nos tiramos a la calle para realizar esta excursión que hacia tiempo teníamos proyectada y aunque al principio nos pareció de locos, luego la experiencia nos resulto emocionante y enriquecedora.

DESCRIPCION DE LA RUTA

Salimos de casa y calle las Vigas abajo llegamos a Santa Bárbara (foto), el Peirón que domina el Barranco y los cercanos Montes de la Torrecilla (foto). Hacemos un alto para contemplar la cruda belleza del invierno, pensando en la aventura que nos espera y nos reímos de lo locos que estamos, pero aun así decidimos que como de los cobardes no se ha escrito nada, nos lanzamos apresuradamente camino abajo hasta llegar al barranco que viene desde Munebrega, donde tiramos a la izquierda, no sin antes hacer unas cuantas fotos del enigmático lugar en que se convirtió nuestro pueblo gracias a la niebla, que de tanto frío, caía como si fueran granos de sal sobre nosotros.

Un torrente helado bajaba por el barranco formando irisaciones donde el sol atravesaba la niebla el espectáculo visual era tal que nos olvidábamos del frío Las exclamaciones de asombro se alternaban en uno y otro, ya que las continuas estampas que nos ofrecía la naturaleza, hielo, niebla, sol, agua, destellos…. Nos dejaban boquiabiertos y contentos de habernos atrevido a emprender esta aventura.

Mientras caminamos van quedando atrás las zonas de cultivo: La Capellanía, El Tapiao, La Cañada, Valdeaguila, Las Correntias, Las Tablas…vestigios de la fértil Vega, antaño rica en bancales sembrados de hortalizas y árboles frutales que han dado paso a las zarzas y malas hierbas que se ven hoy enredadas entre algún que otro resto de manzano o peral superviviente. Nostálgico recuerdo de mi infancia cuando bajaba a la vega, buscando la horquilla perfecta, para confeccionar mi primer tirachinas del verano.

Seguimos siempre sin dejar el cauce y a unos seis kilómetros de nuestra partida, el sonido cada vez más intenso del tráfico, nos anuncia la cercanía de la Autovía. Al llegar vemos el túnel que la atraviesa. Nos introducimos en él, no es muy largo y se puede atravesar completamente erguido, da un poco de recelo, pero el afán de aventura nos anima. Cuando salimos a la luz, ¡Sorpresa!, no solo hemos atravesado completamente la carretera, sino que nos encontramos en una sima inmensa que forma el ramal de entrada procedente de Terrer y la misma autovía. La sensación es extraña, nosotros allí abajo mientras pesados camiones circulan a pocos metros de nuestras cabezas. A la izquierda vemos una especie de escalerillas, son el aliviadero de la cuneta de la pista y hacia allí nos dirigimos, subimos despacio hasta llegar a lo alto.

Detrás de la valla de protección observamos el tráfico, la globalización, sintiéndonos afortunados por poder escapar de ella, aunque sea solo por unos días. Volvemos a bajar al enorme socavón, dirigiéndonos esta vez hacia el túnel más largo y siniestro que atraviesa todos los carriles. Ahora si que nos da aprensión, ¡es tan largo que no sabes que te vas a encontrar, pero no hay otra manera de pasar al otro lado, así que hacemos de tripas corazón y lo atravesamos agarraditos los dos, sin pausa y casi con prisa. Es broma no da miedo en absoluto, un poco de reserva quizás, pero nada mas.

Al salir al exterior giramos a la izquierda, a veces por camino a veces por fincas, otras por monte y algunas por donde se puede, pero siempre a la izquierda y paralelos a la Autovía. Al final justo antes de llegar al túnel que forma la carretera local que proviene de Terrer hacia Valtorres, la pendiente nos hace bajar hasta la misma, seguimos por el túnel corto y muy amplio, que va a parar al barranco que baja desde la cercana población de Valtorres, donde observamos el cambio de vegetación. Los montes que forman esta hendidura están vestidos de bosques frondosos, compactos, aportan a la vista una sensación de alta montaña.
Subimos por la quebrada y a unos metros antes de llegar al pueblo, giramos a la izquierda por una amplia torrentera (Risco) que se adentra en la montaña, parece un tanto siniestra pero la curiosidad nos alienta. Al poco descubrimos en un recodo unos huesos grandes de animales, continuamos y enseguida el risco se cierra haciendo imposible seguir por él, no queremos volver atrás así que sin dudarlo comenzamos a ascender al monte por la ladera derecha, la ascensión no es muy empinada a veces encuentras escalones grandes de las hileras de pinos, pero no difíciles de atravesar, el musgo reina por doquier y nuestros pies agradecen la sensación de alfombra, agradable tras varios kilómetros por caminos y pedregales.
Sube que te sube no tardamos mucho en llegar a un cortafuegos (foto) donde hay un punto geodésico al que se accede por unas escaleras de hierro, allí nos encaramamos. La vista de Terrer es estupenda, máxime con los efectos de la niebla, que nos acompaña y nos deja a su libre albedrío.

Volvemos hacia atrás y después planeando por un camino a la izquierda llegamos a otro cortafuego por donde pasa la línea eléctrica. No tiene perdida, bajamos por ahí para coger el camino que nos lleva por encima de los cerezos de Rafa y al llegar a la carretera, allí mismo y en oblicuo a la izquierda nace un camino que sin dejarlo nos llevara de nuevo a La Vilueña,(foto), pasando por el antiguo lavadero, donde las mujeres lavaban la ropa antiguamente, hoy lleno de hierbas y mimbres.

Subiendo por las cuestas hasta la plaza del pueblo, podréis solazaros en la nueva Casa Rural, “ENTREFRUTALES” o en el Bar del pueblo. También podéis llamar a nuestra puerta en la calle de Las Vigas nº 40, donde si nos encontráis, Ángeles y yo estaremos encantados de saciar vuestra sed de caminantes, con un vaso de buen vino y una tapa si se tercia. Buena ruta.

Ángeles y El pequeño del alguacil.
  Fes clic en la imatge que vols veure
Peiron de Santa Barbara
montes de la torrecilla
el pueblo desde la vega
la curva del barranco hacia el tapiao
El sol refleja el agua y el hielo
el angel rojo entre cintas de hielo
el socabon de la autovia
tunel corto bajo el ramal
tunel largo bajo la autovia, que miedooooo..jejeje
pinares de los montes de valtorres
el pueblo oculto por la niebla
La vilueña desde el camino de vuelta


            CORDADA

Inici | Qui som? | Nota Legal | Contacta amb nosaltres | Publicitat
Excepte a on s'indiqui, el contingut d'aquest lloc web està protegit amb una llicència Creative Commons
Designed and Powered By WEBDESENDERISMO.COM & SENDERISMO.NET 2001-2018